Google

MERLÍN es E. Martínez
(Vidente e investigador.) Dcdo. y profesor universitario. Escritor y columnista.
Ojalá encuentres en el blog la información y/o ayuda que buscas.
Y agradecimientos a Blogger por el espacio ofrecido.

08 marzo 2007

Perros

Curiosamente, en todas las civilizaciones el perro ha sido asociado a la muerte o a grandes males, tal vez por el increíble olfato que desarrollan cuando hay algún cuerpo muerto cerca de ellos, o porque aúllan lastimeramente cada vez que se aproximan a un moribundo. Por ejemplo, Anubis, el dios perro egipcio, guardaba los lugares sagrados y acompañaba a las almas en su camino hacia el otro mundo.
Se trata de un animal capaz de percibir catástrofes. Un ejemplo lo tenemos en las horas previas al lanzamiento de las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki, en las que los perros de estas ciudades se mostraron especialmente inquietos; tal es así, que en todas las crónicas referentes a dichas catástrofes se refleja este hecho.
Oír aullar a un perro desconsoladamente augura la muerte de algún ser querido. Oír aullar a varios perros a la vez por la noche es señal de que se aproxima una gran catástrofe.
Un perro que excava la tierra cerca de una casa donde hay un enfermo, o donde está pariendo una mujer, augura una muerte próxima.
Si nos encontramos un perro negro debemos cambiar nuestro itinerario para evitar cruzarnos con él. Si entra un perro negro en casa sin nuestro permiso, hay que hacer la señal de la cruz y rociar todos los rincones con agua bendita, exorcizando el lugar, de igual manera que si hubiera entrado el diablo.
Los efectos maléficos que desarrollan los perros de pelaje rojizo son mucho mayores que los de los perros negros.
San Agustín decía que el perro que se cruzase entre una pareja o dos amigos propiciaría el final de la relación.
Si un perro pasa entre las piernas de una mujer, será augurio de reprimenda por parte de su marido o de su padre.
Si nuestro perro ladra mucho cuando se nos acerca un desconocido, es señal de que no trae nada bueno. Si nuestro perro mueve el rabo mientras se nos acerca un desconocido, es augurio de que vamos a conocer a un próximo amigo.
Si un perro deposita su excremento frente al portal de una finca, es señal de un golpe de suerte para sus habitantes. Si pisamos por accidente el excremento de un perro, tendremos buena suerte en los asuntos económicos.
Muerto el perro, se acabó la rabia; cuando un perro tenía rabia y mordía a alguien, se le mataba; no como medida terapéutica, sino porque se creía que así la enfermedad desaparecía de la persona atacada.
Si un perro come hierba, le suenan las tripas o entierra huesos, es presagio de lluvias. Si un perro se tumba enrollándose sobre sí mismo, apunta hacia el cielo con el hocico o frota su nariz contra el suelo, es presagio de viento.
Para hacer que las verrugas desaparezcan basta con que las lama un perro.
Ver temblar a un perro o que se revuelca sobre la tierra son señales inequívocas de lluvia y vientos.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

podengo portuges fulvo, podenco portugues leonado = Docil

3:47:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Malefico es el ser humano, somos nosotros los que tenemos buenas o malas intenciones, no los animales. A éstos hay que cuidarlos y no decir estupideces supersticiosas que nada tiene que ver con el conocimiento de una tradicion. Los perros negros son eso, perros color negro y punto. Dejen de escribir estupideces sembrando estupidos miedos a la gente.

1:05:00 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home