Google

MERLÍN es E. Martínez
(Vidente e investigador.) Dcdo. y profesor universitario. Escritor y columnista.
Ojalá encuentres en el blog la información y/o ayuda que buscas.
Y agradecimientos a Blogger por el espacio ofrecido.

12 septiembre 2011

La bola de cristal (para neófitos)

Bola de cristalLa bola de cristal es uno de los oráculos más antiguos de la historia. Antes de ésta se usaban los espejos y, anterior a esta época, se empleaba el agua como medio adivinatorio. No obstante, y aunque tradicionalmente se asocia a la bola de cristal con las artes adivinatorias, se trata de uno de los objetos mágicos por excelencia. A través de ella, los sensitivos y videntes captan imágenes o sensaciones que les sirven como respuesta o presagio de futuro.
Su origen más remoto se halla en las esferas cristalinas o minerales que ya utilizaban los egipcios.
En unas excavaciones localizadas en el valle del Tigris y del Éufrates, se descubrieron setenta esferas que pudieron haber pertenecido a un templo situado en la antigua Ur, actualmente Irak.
El funcionamiento de la bola de crital es relativamente sencillo. El clarividente, tras relajarse y formular una pregunta mentalmente o en voz alta, fija su mirada en el centro de la bola. Se concentra y espera percibir una imagen que le sirva de respuesta. El tipo de imagen recibida, el tono cromático, el movimiento de la visión e incluso la sensación percibida, servirán como pautas interpretativas y de contestación.
Lo primero que debe tener una bola de cristal es ser de cuarzo (o vidrio), pura, sin imperfecciones y de al menos 7 centímetros de diámetro, una peana de madera o metal donde colocarla y un paño protector de tela negro en el que se puede bordar con hilo plateado las palabras: Aire, Fuego, Agua y Tierra. La bola de cristal es algo personal por lo que, tras las cuatro fases de purificación y consagración nadie debería tocarla.
Siendo de cuarzo, la manera de limpiar y consagrar una bola de cristal es similar a la de un cuarzo normal. Lo primero es limpiarla y después prepararla en cuatro fases: Semana del Aire, Semana del Fuego, Semana del Agua y Semana de la Tierra. Así, quedará totalmente preparada, purificada, magnetizada y consagrada... Semana de Aire: Se deja siete días la bola al aire libre, en una cesta con un paño negro a ser posible. Nadie debería tocarla ni verla. Semana de Fuego: Se puede dejar la bola al aire libre en las horas de sol y por la noche, ponerla en un lugar seguro rodeada de velas doradas o amarillas. De nuevo, esto se hará durante siete días, procurando que nadie la toque ni la vea. Semana de Agua: En alguno de los siete días de esta fase debe haber luna llena ya que ésta hace que las olas del mar pasen por un proceso de magnetización. Dejar la bola siete noches en un recipiente con agua salada y sumergida totalmente en algún lugar seguro en el exterior. Nadie deberá tocarla, de ser así, habrá que repetir todo el proceso de las cuatro semanas una vez más. Semana de Tierra: Se entierra durante siete días la bola en un lugar seguro, si es posible lejos de la ciudad, en algún bosque, jardín... si no pudiese ser, puede servir una maceta con tierra. En estos siete días nadie debería tocar la bola ni la maceta. Antes de enterrarla, hacer un pequeño ritual de consagración. Y dar las gracias a los dioses el día que se desentierra.
Debe recordarse que la bola de cristal tiene poca fiabilidad y requiere mucha concentración, relajándose y zambulléndose en su interior, con la mente abierta y el espíritu relajado. Por ello, es mejor no mostrarla a curiosos y solamente debería ser usada por su dueño.
La adivinación requiere de mucho tiempo y práctica pues es un arte que precisa ser muy trabajado para lograr cierta habilidad, a no ser que se tenga un talento natural. Cuando se comienza a escudriñar en la bola de cristal se necesita mucha paciencia y voluntad. Al principio no lograremos ver nada, excepto una simple esfera de cristal pero, poco a poco, mientras nos vamos acostumbrando a desenfocar la mirada centrando nuestros ojos en el interior de la bola, surgirán símbolos. Las primeras veces se verán puntos negros, manchas de extrañas formas, rayas, nubes... Con el tiempo empezarán a aparecer los símbolos e imágenes y será entonces el momento de empezar a preguntar.
Lo mejor es practicar en una habitación oscura, sin ruidos que distraigan y con una vela como única luz teniendo en cuenta que la vela no se refleje en la bola. Se recomienda empezar con una meditación o algún método de relajación para después concentrar la atención en la bola, enfocándonos en su centro.
Si en algún momento se distrae la atención, volverla poco a poco al centro de la esfera una vez más sin perder la calma. Si surgen nubosidades en la bola, apuntar el color de éstas. Permanecer así de 10 a 15 días y repetir el procedimiento a diario.
Con el tiempo, puede que las nubes comiencen a dispersarse y surjan imágenes, o quizá solamente se vean sombras o nubes. Anotar las imágenes e intentar descifrarlas después, nunca en el momento ya que se corre el riesgo de perder la concentración y perder otras imágenes que puedan surgir mientras. (Es bueno tener un libro de simbolismos para comprender el significado de las imágenes.)
Para preguntar a la bola hay que ser muy precisos con las preguntas formuladas. Hay que relajar la mente, tratando de ver en nuestro interior una imagen referente a aquello que queremos saber. Minutos después, se traslada la imagen mental al centro de la bola repitiendo mentalmente la pregunta.
Estando bien relajados, al poco de formular la pregunta comenzaremos a percibir imágenes que comenzarán siendo manchas que tomarán forma poco a poco. No hay que perder la concentración, ni moverse ni enfocar la mirada, simplemente debemos dejar que las cosas fluyan por sí mismas.
Hay que sentarse frente al consultante y concentrarse mirando la bola fijamente con una luz tenue y un ambiente cálido. Dejamos la mente en blanco y, cuando la visión se haga borrosa, se dice lo primero que viene a la cabeza, Observar las imágenes que vayan surgiendo y fijarse en su movimiento, posición y nitidez para saber su significado.
Algunos significados… Águila: Salud y vigor. Si se eleva: revitalización y curaciones. Si desciende: recaída en la salud pero nunca una muerte cercana. Agujero: Amor sexual, encuentros inesperados y fugaces. Relaciones pasajeras y poco trascendentes aunque muy intensas pese a su brevedad. Si está descendiendo: posibles enfermedades de transmisión sexual. Boca: Necesidad de la prudencia de palabra. Si desciende: hay que pensar muy bien lo que va a decirse antes de emitir un juicio o dar un consejo. Si asciende: cuchicheos y rumores infundados que pueden afectar al consultante. Cabeza: Necesidad de reflexionar a fondo sobre cualquier decisión antes de emprenderla. Si aparece cortada: mal presagio, no de accidente, sino de falta de creatividad e ideas. Campana: Dinero, llegada de nuevos e importantes ingresos económicos. Cruz: invertida: malos momentos; derecha y llameante: peligro cercano; fracturada: traiciones y disgustos; brillante: triunfos personales e incluso monetarios. Dedos: Esfuerzos físicos, momentos de gran tensión y trabajo. Escalera: bajando: caída en logros e intenciones. Subiendo: ascenso y logros personales. Fuego: Problemas con personas poco allegadas pero conocidas que pueden crear problemas por acontecimientos ya olvidados u ocurridos en el pasado. Guante: Persona, desconocida hasta la fecha, que le ayudará en sus problemas. Laberinto: Dudas y miedos, sugiere un juicio imparcial de valores sin la petición de consejos a terceras personas. Libros: abiertos: llegada de nuevos consejeros. Cerrados: mal momento para solicitar ayudas. Luna: fertilidad, nacimiento de nuevos seres y nuevas ideas. Llena: grandes éxitos. Menguante o creciente: éxitos menores conseguidos gracias a la ayuda de terceras personas. Máscara: enemigos cerca, preparando tal vez, una venganza. Montaña: épocas austeras y recomienda ahorro de inmediato. Niebla: turbulencias, lentitud en la solución de los problemas, inoperancia y negligencia por parte del consultante al abordar sus metas. Ojo: Abierto: novedades en el terreno laboral y sentimental; cerrado: problemas de salud, aunque triviales. Oreja: Ascendente: ideas tenidas muy en cuenta, si decae: problemas motivados por discusiones infundadas. Pan: llamada al metabolismo y la salud. Problemas digestivos y mentales como depresiones, apatías, etc. Pie: desnudo: el consultante es poco conocido y tenido en cuenta. Vestido o aparecen dos, incluso desnudos: importancia que tiene para el entorno, la actividad del consultante. Puente: necesidad de establecer una metamorfosis en el amor, cambio de la forma de llevar una relación, de lo contrario habría problemas. Reloj: parado: falta de actividad y energía; si camina: puesta en marcha de nuevos proyectos e ideas a todos los niveles. Rosa: florece: símbolo de amor, nuevos amores. Marchita: perdida de los mismos. Negra: separaciones tempestuosas. Serpiente: de cascabel: rumores infundados en la relación de pareja, enroscada sobre sí misma: tranquilidad para la pareja, en posición de atacar: cambios y brusquedades en el entorno. Tijeras: abiertas: peligros indeterminados; cerradas: superación de los peligros. Tumba: abierta: ayudas en los proyectos o situaciones sin grandes cambios, cerrada: problemas para realizar modificaciones.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home